Nuestra historia

Un corte de cabello puede llevar a un nuevo look…y aún a una sacudida de la industria de la belleza. Solo pregunta a nuestros fundadores. Así es como todo empezó para nosotros.

El dueño de salón Mitch de la Rosa estaba a medio corte con Jon Flint un capitalista emprendedor cuando empezaron a hablar de los productos para el cabello y las frustraciones de Mitch respecto a que todos los productos en el mercado simplemente no funcionaban. El y su viejo amigo, el estilista editorial Ward Stegerhoeck habían estado soñando con algo mejor, pero no sabían por donde empezar. Esto coincidió con el hecho de que Jon había fundado varias compañías de biotecnología con uno de los más prolíficos científicos e inventores del mundo –Dr. Bob Langer, un profesor del Instituto MIT. Bob había encontrado una forma de administrar medicinas sin agujas, creado piel artificial, y reparado cuerdas vocales. Seguramente el sabría cómo hacer un mejor shampoo.

Este corte de cabello llevó a la reunión de algunas mentes únicas: Mitch y Ward, con sus tatuajes y chamarras de piel, y Jon, Bob y un equipo de científicos de fuera de la industria de la belleza –científicos de los campos farmacéutico, biotecnológico y médico, quienes no tenían nociones preconcebidas de lo que puede y no puede hacerse en belleza. Juntos, este diverso grupo de estilistas y científicos, soñadores y hacedores cambiaron el status quo creando productos que realmente hacían lo que prometían, lo cual, cuando lo piensas, realmente no debería ser tan revolucionario.

Ellos analizaron más de mil productos competitivos que habían estado en el mercado los últimos 30 años y descubrieron que todos dependían de los mismos ingredientes comerciales y de mucha publicidad vacía.

Así empezó su búsqueda de soluciones reales, científicas que resolvieran de raíz las causas de los principales retos del cabello: frizz, daño y volumen.

Esto es cuidado para el cabello de una manera diferente, Somos la ciencia. Tu eres la Prueba Viviente Living Proof.